www.impchiletalca.cl


Servicio domingo 5 de febrero


Se da inicio al servicio del día domingo 05 de febrero de 2017, en el nombre de nuestro Señor Jesucristo con la coordinación de nuestro hermano oficial diácono Francisco Ramírez, dando la gloria a nuestro Dios y entonando el himno Nº 397 “YO SOLO ESPERO ESE DIA”. 

Luego de esto, nuestro hermano coordinador nos guía en la oración de inicio. A continuación, nuestra hermana Jacqueline Roco nos informa sobre las actividades que se llevarán a cabo durante la próxima semana. Luego, nuestro hermano oficial diácono Roberto Campos, nos dirige en una oración por los hermanos enfermos.

Para dar comienzo al primer servicio de ofrenda, el Coro Oficial dirige la alabanza “NO TEMAS”, proclamando a Dios como nuestro protector. Por consiguiente, el Coro Infantil-Juvenil alaba a nuestro Señor con la alabanza “VENDRA EL SEÑOR”.

Se dirige a la Iglesia nuestro pastor Jeremías Vásquez con la petición de que se siga adorando a nuestro Señor por lo que el Coro Infantil-Juvenil entona  la alabanza “CON TU SANGRE” junto a toda la congregación para posteriormente cantar “AGNUS DEI” derramándose la presencia de nuestro Dios. Para finalizar este tiempo de adoración se entona la alabanza “GRACIAS QUIERO DARTE” concluyendo dando la gloria al Señor. 

Posteriormente, nuestro Pastor lee una carta de traslado de la IMPCH de San Javier, del matrimonio compuesto por los hermanos Cristian Tejos Méndez y su esposa Francisca Fuentes Vega y su pequeña hija, quienes dan un saludo a la congregación, la cual les da la bienvenida dando las glorias a Dios. A continuación nuestro Pastor presenta a los nuevos hermanos ayudantes de los distintos templos anexos y departamentos de nuestra Iglesia, impartiendo para ellos una oración de bendición.

Con reverencia a nuestro Dios, nuestro Pastor se dirige a leer la porción de la Palabra de Dios para este servicio que se encuentra en Salmos 34:1-10 y luego nos dirige en oración por la Palabra de Dios. Nos dice que el escritor este salmo debió haber pasado por algo no muy agradable, y es que a veces nos enfrentamos a situaciones adversas mas Dios nos ayuda y guía. David, en medio de las dificultades, escribió muchos salmos y cánticos siendo un adorador sin importar las circunstancias. Para Dios todo es posible, no hay dificultad ni barreras. Es así como el corazón de Dios se conquista a través de la adoración, pero si por el contrario lloramos y nos quejamos, no conquistaremos su corazón. Un ejemplo de “himnario” es el libro de los Salmos y la Biblia nos enseña a alabar a Dios. Es así que si usted tiene un problema grande, Dios obrará en su vida dándole gracia para que usted avance y venza. Gracias a la misericordia de Dios es que podemos seguir adelante, así como David derrotó al gigante, porque Dios estuvo con David y así Dios estará con nosotros. Así como David tuvo temor de Saúl, nosotros también tenemos temores, preocupaciones y ansiedad en ciertas situaciones, lo que conlleva a tener enfermedades. Dios por otra parte nos enseña que confiemos en Él, para tener ganas de vivir, para adorar y glorificar el nombre del Señor. ¿Cuántas enfermedades tenemos ocultas, del alma, de la mente? Como aquellos recuerdos que vienen del pasado y nos atormentan, mas Dios nos sana en un instante, y nos dice que nos ama. En Eclesiastés nos dice que hay tiempo para todo, y que en todo tiempo, independiente de la circunstancia, debemos alabar a Dios, aunque sea difícil. En consecuencia y a pesar de que tengamos enfermedades del cuerpo, con Cristo estamos sanos. Si a veces nos preguntamos ¿por qué Dios permite esto? Bueno, Dios quiere que solo confiemos en Él. Si tenemos que llorar, a Él le lloramos, sea cual sea nuestra necesidad, acudimos a Él y Él es quien nos socorre. Sí, al principio tenemos confusión y miedo, más como dice el Salmo 121:2 “mi socorro viene de Jehová”. Dios nunca nos dejará ni nos desamparará. En 1ª de Corintios 1:26-30 dice que Dios escogió a lo necio, lo vil y lo menospreciado del mundo para que nadie se jacte en su presencia, sino que seamos humildes y sencillos. Así es como un corazón contrito y humillado será atendido por el Señor, y es por eso que no nos gloriamos en nosotros mismos, sino en el Señor, queriendo decir que todo lo que tenemos es de Dios. Nuestro futuro está en las manos de Dios, no echemos pie atrás ya que Dios nos da alivio en todo tiempo. La esencia del evangelio es vivir la experiencia de lo que Dios ha hecho en nuestra vida y si alabamos a Dios, no es por la experiencia de otros sino la que nosotros mismos hemos vivido. Si estamos con Cristo ya no andamos en tinieblas sino en luz, y aunque nos digan “canutos” con displicencia, recordemos que servimos a un Dios vivo quien nos defiende del mal, de las calamidades y de las necesidades. Recuerde que en el Salmo 34:7 dice que el Ángel de Jehová acampa alrededor de los que te temen, y los defiende. Es por eso que lo primero que debemos hacer es dar gracias a Dios y si algo malo acontece, lo primero que debemos hacer es clamar a Dios. El hombre y la mujer quienes confían en Dios son felices, seguros y confiados, porque le obedecen. Amén.

Luego de exhortada la palabra de Dios, nuestro hermano oficial diácono Aníbal Fernandoy ora para luego dar inicio al segundo servicio de ofrenda destinada para nuestros Pastores que asisten a la 108º Conferencias.

Posteriormente, el Coro Oficial entona la alabanza “SALMO 121” y luego el Coro Infantil-Juvenil canta la alabanza “BENDECIR AL SEÑOR”.

Se da término al servicio con el HIMNO Nº 281 “HAY UN CANTO NUEVO”.

Nuestro pastor Jeremías Vásquez despide a la Iglesia con la bendición pastoral y nuestro hermano oficial diácono Aníbal Fernandoy ora para pedir la bendición final en el nombre del Señor Jesús.

Hna. Belén Pérez Durán y Hna. Monserrat Pérez Durán / Comunicaciones IMPCH Talca


Galerías de Imágenes

Volver a www.impchiletalca.cl

Noticias