www.impchiletalca.cl


Servicio domingo 25 de junio


Con el himno 311 “¡Oh! amor de Dios” se da inicio a nuestro servicio con la coordinación del oficial diácono, hermano Gabriel Cornejo.

Luego de la primera oración, nuestro hermano Francisco Ramírez entrega el informa de la semana aniversario del Cuerpo de Uniformados quienes cumplieron 8 años de vida. Al terminar el informe, nuestro hermanos entonan a Dios la alabanza “Que alegría es ser de Cristo”.

Terminada la alabanza, nuestros hermanos del Cuerpo de Motorizados hacen su entrada al templo provenientes de una visita a la IMPCH en San Nicolás y nuestro hermano Ramón Roca entrega el informe de la visita.

Posteriormente, nuestra hermana Jaqueline Roco nos entrega el calendario de actividades de la semana y, terminado esto, nuestro hermano Jaime Arellano Norambuena dirige una oración por todos nuestros hermanos enfermos.

A continuación, nuestro Coro Instrumental alaba al Señor con el canto “Caminaré sin temores” y el Coro Infantil-Juvenil la alabanza “Esperando al Nazareno”. El mover del Espíritu Santo se hace sentir y continuamos adorando al Señor con el canto “Recibe toda la gloria”.

La Palabra por el oficial diácono, hermano Luis Villaseca en II Reyes 5:14-17 que nos hablaba de Naamán, general de Ejercito de Siria. Puede que haya tenido todo y era muy estimado por el Rey. Pero estaba enfermo de lepra, una enfermedad exterior, una enfermedad mal vista socialmente y este General tenía la lepra blanca y su característica le permitía igual ejercer su trabajo. Hoy, hay lepras que están en el espíritu y que no son gratas a Dios. Esa es la condición de un hombre al no tener a Cristo. Puede tenerlo todo, pero sin Cristo, hay algo que les caracteriza y son esas manchas, esa enfermedad espiritual ante la presencia de Dios. El relato Bíblico, habla de una niña que se acercó a la esposa de Naamán y le confiesa que si su esposo fuera a Israel donde el profeta Eliseo y le rogara sería sano. Le comentó al General lo que le dijo esta niña. Si hemos llegado con alguna enfermedad, el Señor nos puede sanar al humillarnos ante Él y rogarle por nuestra sanidad. El profeta le dijo al General que tenía que sumergirse siete veces en el Jordán y él se fue enojado pero sus criados le hicieron cambiar de opinión he hizo como el profeta le dijo y nuestro Dios lo sanó. Así mismo debemos vencer nuestro orgullo y someternos a la voluntad de Dios para ser sanados por Él. Amén.

Terminada la exhortación de la Palabra, se realiza la ofrenda de alimentos no perecibles para el Departamento de Asistencia Social. El Coro Instrumental alaba a nuestro Señor con el canto “Y me tocó” y el Coro Infantil-Juvenil con la alabanza “En nombre de Jesús”.

Terminamos nuestro servicio con el himno 234 “¡Oh! Cristo amado”.

Damos termino a nuestro servicio con la bendición del Señor entregada por el oficial diácono y primer ayudante nuestro Pastor, hermano Aníbal Fernandoy.

Hno. Carlos Espinoza Pinilla / Jefe del Departamento de Comunicaciones IMPCH Talca


Volver a www.impchiletalca.cl

Noticias