www.impchiletalca.cl


Visita de la amada IMPCH de Victoria


Desde el día viernes 30 de marzo hasta el día domingo 01 de abril, contamos con la visita de una congregación de hermanos de la amada Iglesia de Victoria.

El día sábado por la tarde se da comienzo a una hermosa vigilia de adoración al Señor, con la Iglesia cantando el Himno Congregacional Nº 250 “En los cielos nuestra patria”, realizando la coordinación de éste servicio el hermano Patricio Ruíz.

Luego de haber orado, el Coro Instrumental entona la alabanza “Dios es fiel” e inmediatamente después la Iglesia de Victoria adora a Dios con el cántico “Jesús es mi salvación”. A continuación nuestro pastor Jeremías Vásquez pasa al púlpito y realiza mención a los diferentes servicios realizados en los templos anexos de nuestra ciudad, contando ellos con la presencia de nuestras visitas.

Posteriormente, entrega la palabra al pastor Carlos Soto, siervo en la Iglesia de Victoria, quien entrega las oportunidades de alabanza para los hermanos de su congregación. En primer lugar pasa a cantar la pastora Jeannette Carvajal, entonando “En una noche gris”. Luego, alaba a Dios la hermana Carla Soto, hija del pastor Carlos Soto. En tercer lugar tiene una oportunidad el hermano Franco Salazar, quien cuenta parte de su testimonio. En cuarto lugar alaba a Dios la hermana Joselyn con el cántico “Cuando Él habla”.  Posteriormente la congregación de Victoria tiene la oportunidad de alabar al Señor con el himno “Te levantaré”, derramándose la presencia de Dios con gran poder sobre todo su pueblo.

A continuación el Coro Instrumental de Talca bendice al Señor con la alabanza “Templos y moradas” mientras el Espíritu Santo llena los corazones de sus hijos que le adoran, y aunque la alabanza termine, el poder bendito del Señor sigue manifestándose y la Iglesia no puede parar de alabar Su nombre, con cánticos, glorias a Dios y aleluyas, reconociendo que Él es Santo y Digno de toda adoración. 

Continuando con el servicio, exhorta la Palabra del Señor el pastor Carlos Soto, la cual se encuentra en Hechos 4:29-31. Este pasaje bíblico se titula “Los creyentes piden confianza y valor”. A lo largo del libro de Hechos, el Señor nos entrega palabras poderosas. En el primer capítulo Él habla de la promesa y en el capítulo dos retrata el cumplimiento de la promesa, donde los hijos de Dios son bautizados con el Espíritu Santo. En el tercer capítulo de este libro se nos enseña del propósito de ésta promesa sobre nuestras vidas, sabiendo que no es sobre nuestras capacidades, sino que Dios tuvo misericordia de nosotros y nos ha entregado su poder. Mientras que en el cuarto capítulo se encuentra la historia de la persecución sobre los hombres que Dios había levantado, y asimismo sucede hoy en día donde el diablo provoca conflictos y persigue a los que han sido lavados y redimidos por la sangre de nuestro Señor Jesucristo. Pero nuestro Dios está con nosotros, nos respalda y Él nos defiende, no quiere que huyamos de las amenazas y la persecución, sino que nos fortalecerá, pues ha puesto en nosotros algo más grande que lo que el enemigo tiene afuera para ir en nuestra contra.  Amén. Oramos al Señor por la hermosa y siempre bendita palabra de nuestro Dios para con nosotros.

Al levantarnos de la oración entonamos las alabanzas “Tiempo de bendición”, “Él vive”, “Gracias”, “Allá en el monte Horeb” y coros pentecostales, pues la presencia de Dios se mueve tan poderosamente que no podemos parar de alabarle.

Para dar término al servicio la Iglesia canta el Himno Nº 419 “De la cumbre del calvario”. Luego nuestro pastor Jeremías Vásquez eleva una oración por sanidad y posteriormente da la oportunidad al pastor Carlos Soto, quien entrega la bendición por la bendecida reunión vivida.

Por la mañana del día domingo 1 de abril, se da comienzo a un bendecido servicio de adoración al Señor con la compañía de nuestros hermanos en visita.

Para empezar, la Iglesia canta un Himno Congregacional y la coordinación de éste servicio está a cargo del hermano Marcelo Orellana. Luego de haber orado, el Coro Instrumental entona la alabanza “Es el Señor”, y posteriormente la hermana Margarita Soto entona “Cuando veamos Jesús”.

Para continuar, nuestro pastor Jeremías Vásquez pasa al púlpito recordando que nosotros no creemos en un Cristo muerto, sino que hemos creído en un Jesús que hace más de dos mil años fue resucitado. Alabamos a Dios cantando “Rodéame” junto al Coro Instrumental, más el Espíritu de Dios se manifiesta en la alabanza de su pueblo y continuamos entonando “Poderoso”, pues Él ha vencido la muerte y con su sacrificio nos ha dado la vida eterna. 

Posteriormente, se entrega la palabra al pastor Carlos Soto, siervo en la Iglesia de Victoria y él entrega las oportunidades a los hermanos de su congregación.  En primer lugar un dúo de hermanas canta “Va a pasar”, continuando con la alabanza al Señor en segundo lugar la congregación de Victoria entona “Jesús secó mis lágrimas”, “Viuda sin nada” y “Él vive”. En tercer lugar pasa la hermana Mariana Conejeros a alabar a Dios, contando su hermoso testimonio de salvación. Luego, el pastor Carlos Soto pide al Coro cantar himnos congregacionales mientras la bendita presencia de Dios se mueve con gran poder sobre su pueblo. En cuarto lugar, la hermana María Bascuñán pasa al púlpito para agradecer al Señor las incontables misericordias que Él ha tenido para su vida y su familia. 

Continuando con el servicio, el pastor Carlos Soto exhorta la Palabra del Señor la cual se encuentra en 2ª de Corintios 4:7-9. “Viviendo por la fe” es el título que lleva este capítulo bíblico, y en ésta palabra Dios nos enseña que estamos viviendo los tiempos finales, por lo que debemos prepararnos para que Él nos use, pues somos los vasos de barro que el Señor por misericordia está capacitando para predicar su palabra y hacer lo que nos ha enviado; Dios no necesita nada de nosotros, no requiere de nuestras fuerzas o capacidades, sino que lo que Él hace es en su gracia divina, y mientras el siervo de Dios exhorta la palabra, el Espíritu Santo se manifiesta sobre la Iglesia. Cristo nos dice por su mensaje que no hay mayor tesoro en ésta vida para nosotros, que haber recibido el título de ser llamados hijos de Dios, y así como Él cuida y es fiel con aquellos que un día le rechazaron y le crucificaron en el madero de la cruz, Cristo es fiel y nos entrega su amor incondicional cada día, y nos dice “Tú no tienes que ser perfecto, pues Él es perfecto por ti”, sólo ámale y sigue levantando la bandera de Cristo, dando testimonio de Él y de las grandes cosas que ha hecho contigo. Amén. Nuestro pastor Jeremías Vásquez agradece la visita de los hermanos de la Iglesia de Victoria, reconociendo el bendecido fin de semana que hemos vivido en comunión con nuestro Señor.

Para dar término al servicio, la Iglesia canta el Himno Nº 305 “Un príncipe tenemos”. Luego nuestro pastor Jeremías Vásquez eleva una oración por liberación y posteriormente da la oportunidad al pastor Carlos Soto, quien agradece a la hermandad por haberles recibido durante estos días y se despide dejándonos ricas bendiciones. Finalmente entrega la bendición por este hermoso servicio.

Terminado este servicio, la presencia del Espíritu Santo siguió manifestándose por varias horas más llenando las vidas y corazones de todos los presentes.

Nuestro Señor nos bendijo con un fin de semana lleno de su presencia.

Hna. Natalia Riquelme Sepúlveda / Comunicaciones IMPCH Talca


Volver a www.impchiletalca.cl

Noticias